Tom Hertz afirma que la próxima temporada de ‘Rules of Engagement’ podría ser la última

Posted by on feb 4, 2013 in Destacados | 0 comments

La CBS emitirá los últimos trece episodios de la séptima temporada el próximo lunes. Todo parece indicar que la comedia finalizará tras su episodio número 100. 

RULES OF ENGAGEMENT

Vapuleados. Aburridos. Cansados. Así parecen estar los actores y el equipo técnico de Rules of Engagement. La comedia de la CBS, que lleva más de seis años en antena, podría despedirse este próximo lunes definitivamente de la parrilla con trece últimos episodios. Y lo hará por la puerta de atrás, después de varias idas y venidas con la cadena, que la reprogramó en incontables ocasiones ante estrenos como Anger Management o estrepitosos fracasos como How to Be a Gentleman.

No obstante el creador de la serie, Tom Hertz, se muestra comprensivo y prefiere tomarse las cosas con calma. “Creo que hemos entrado en un círculo cerrado. Ha sido un largo y complicado camino. Es bueno saber que somos un show sólido que puede programarse cuando otras cosas no funcionan”. Sea como fuere, lo cierto es que los fans de Rules of Engagement ya pueden ir disfrutando con nostalgia de esta última temporada, ya que no hay movimientos en la que cadena que puedan indicar lo contrario.

Por su parte, Patrick Warburton que da vida a Jeff en la serie, ha sido mucho más contundente y vuelve a arremeter contra la CBS alegando “que a nadie le gusta ser carne de midseason, pero es el rol que les ha tocado jugar”. “Cada año, cuando algo no les funciona, nos colocan a nosotros y los rátings remontan. Somos número uno en cuanto fidelidad de audiencia… desde nuestro punto de vista, puede ser frustrante pero tenemos que adaptarnos a la manera en que se hacen las cosas aquí”.

Actualmente la situación de la serie es muy delicada y ya hay muchos que no dan un duro por su continuidad tras el temido capítulo 100, que será el último de esta temporada. Tom Hertz ya ha confirmado que le gustaría poder llegar hasta la octava y desarrollar la nueva vida de Jeff con un bebé, pero desde la cadena no hay todavía confirmación oficial de nada. Por su parte, Warburton no es tan optimista e insta a todo el equipo a reflexionar sobre cual será el futuro de la serie, exigiendo a la cadena un cierto nivel de compromiso.

Read More

Be Here Now

Posted by on jun 10, 2012 in Destacados | 0 comments

Un documental recoge los últimos meses de vida del actor antes de su muerte el pasado año

Nadie se esperaba que el cáncer podría ganarle la última batalla a Andy Whitfield, pero así fue. Él era Spartacus. Y Spartacus no puede morir. No obstante, los fans del actor australiano (entre los que me incluyo), nos quedamos con los ojos en blanco al enterarnos de que el protagonista del nuevo hype de Starz, Spartacus, fallecía a los 39 años de edad víctima de un linfoma de Hodgkin. La misma clase de cáncer que padeció meses antes Michael C. Hall y del que el protagonista de Dexter logró recuperarse totalmente. No obstante, Whitfield no pudo vencer a su oponente más enrevesado: su propio organismo.

Ahora, 18 meses después de su muerte, su memoria aún sigue viva. O al menos eso es lo que pretende su mujer Vashti, sus dos hijos y algunos de los miembros del reparto, encabezado por Chris Albrecht, que compartieron con él sus últimos meses de vida en la cadena Starz. El proyecto, de nombre Be Here Now (Andy y su mujer se tatuaron dicha frase en el antebrazo durante el rodaje del vídeo) consiste en un documental que el mismo Whitfield y su mujer rodaron mientras el actor atravesaba la enfermedad que le forzaría a abandonar su trabajo y a centrarse en un tratamiento que le dejaría prácticamente irreconocible. Los artífices del vídeo, encabezados por Lilibet Foster, se cuelan en la vida de Whitfield, en el dolor de su familia y de sus compañeros de profesión que recuerdan al australiano como un tipo alegre y amistoso que siempre tenía una sonrisa para todo el mundo.

Aunque el documental aún no está terminado, ya podemos ver un pequeño adelanto de unos seis minutos de duración sobre lo que será el producto final una vez terminado. Para ello Vashti y los productores de Be Here Now han iniciado una auténtica cruzada por Internet para conseguir los fondos necesarios que financien el resto del montaje y su posterior distribución. La donación es únicamente en dólares y abierta a todo el mundo que quiera hacer su aportación.

Read More

First Class: Charlie Hunnam, el nuevo gentleman de las dos ruedas

Posted by on jun 10, 2012 in Entrevistas | 0 comments

A sus 32 años de edad, Charlie Hunnam puede presumir de tener una sólida carrera, tanto cinematográfica como televisiva a sus espaldas. Tras saltar a la fama por su papel en Cold Mountain y más recientemente en Children of Men en 2006 de la mano del director Alfonso Cuarón, el caché del británico no ha dejado de subir como la espuma. Su nominación como mejor actor dramático en los Critic’s Choice Television Awards por su interpretación del camorrista motero Jackson “Jax” Teller en Sons of Anarchy, parece haber marcado la diferencia. Ya hay algunos que afirman que lo de Hunnam huele a Emmy pero el prefiere mantenerse con los pies en el suelo. Confiado y seguro, el británico prefiere centrarse en el potencial de la serie y en el feeling con sus compañeros de reparto. El brit style está de moda.

PRG ¿Qué te empujó desde el principio al papel de Jax en Sons of Anarchy?

RSP Crecí en un bario peligroso y difícil, así que en realidad me siento bastante relacionado con todas esas series y películas sobre veinteañeros que intentan hacerse un hueco en el mundo. Simplemente me enamoré de Jax. Hay un millón de diferentes dinámicas que puedes explorar en él… Éste proyecto vino en un momento extraño de mi carrera cuando no estaba recibiendo ninguno de los papeles que quería… Así que me llevó más de 18 meses trabajar en el guión cuando mi agente y mi mánager me enviaron la propuesta de Sons of Anarchy. Realmente me sorprendió que fuera un show para la televisión, pero pensé; “¡Qué cojones!” – y fue realmente fantástico. La idea era tan original, y los personajes tan bien dibujados, que el guión de Sutter fue uno de los mejores que he leído.

PRG ¿Cuándo sentiste que realmente llegó el momento de la serie?

RSP Personalmente considero que fue hacia la primera temporada en donde se llegó al show tal y como se había planeado, pero no fue hasta la segunda en donde Jax consiguió un verdadero protagonismo. Sentí un parentesco con Jax desde el principio… pero fue realmente difícil trabajar en el acento. Pasé tanto tiempo pensando en el acento hasta el punto en que me distraría de ser natural y honesto en esos momentos. ¡Entonces llegué a conseguirlo! Fue un momento clave para mi.

PRG Los elogios han acompañado siempre a Sons of Anarchy, además de la aceptación de la crítica. ¿Cuánto peso ha tenido eso?

RSP Me he metido en verdaderos problemas por hablar de los Emmys… Me gustaría aclarar un accidente particular en donde dije algo realmente estúpido: en el centro vital de nuestro show, mucha gente pensó que estábamos esperando un cierto reconocimiento, lo que alimentó la idea de que algunos miembros del reparto se sentían igual… Mi filosofía sobre todo el asusnto es que los premios son como regalos: es muy bonito recibirlos y de mala educación para aquellos que los codician. Ésto era lo que intentaba explicar, pero al final parece que se entendió completamente lo contrario, así que dije, “¡Qué le den a los Emmys!”. Evidentemente, esta frase dio la vuelta al mundo y me costó muchos quebraderos de cabeza. En realidad no es como me siento, sinceramente. Me gustaría mucho recibir cualquier tipo de reconocimiento, es evidente, pero no soy lo suficientemente mercenario como para hacer una campaña psicológica con la intención de que me den a mi el premio. Si nos remontamos a la esencia de lo que en realidad significan los galardones, podría enfocarse más a la idea de juntarnos todos y decir, “Has hecho un gran trabajo. Enhorabuena. Aquí está tu trofeo.”

PRG ¿Así que nunca has recibido un guión en el que digas, “Macho, este episodio puede ser el que me de el premio”?

RSP Honestamente, cuanto más impactantes son los guiones más difícil será mi trabajo y eso es inevitablemente. Sobretodo teniendo en cuenta que tendré que llorar, matar a algún hijo de puta o hacer algo alocado.

PRG Parece que la última temporada de Sons of Anarchy ha sido universalmente más aceptada que años anteriores. ¿Se lo atribuyes a algo en particular?

RSP Me he sentido muy orgulloso de como ha ido madurando la serie. Cada episodio parecía una sala de máquinas, emocionalmente cargada con algún tipo de sofisticación.

PRG La pasada temporada mostró la presencia de algunos actores secundarios. ¿Destacarías alguna actuación en especial?

RSP He visto mucho material de Tommy Flanagan y Mark Boone. Ambos son dos de los actores más excitantes con los que he tenido el placer de trabajar. Quizás una de las cosas que han marcado la diferencia esta temporada respecto a las anteriores es la aparición de estos personajes más secundarios.

PRG También ha habido más profundidad en la relación de Jax y Tara, ¿no?

RSP Maggie ha realizado una espléndida temporada. Ésta ha sido una de las colaboraciones más creativas y ricas que he tenido como actor. La manera en como evoluciona su relación y lo cercanos que se vuelven se transmite a la perfección en pantalla; ésta es quizás una de las cosas de las que más orgulloso me siento de la serie.

PRG La serie ha conseguido unas cuantas temporadas más… ¿Y luego qué?

RSP Me gustaría hacer de todo. Me encantaría seguir actuando. Tengo un par de guiones que he vendido, uno en el que estoy participando como actor principal. Últimamente tengo el gusanillo de dirigir una película. Si al final fuera así, tendría que ser para una cadena de cable y con alguien como Kurt, ya que me encantaría hacer otro proyecto suyo.

PRG Cuando todo esté dicho y hecho, ¿cómo te gustaría que se recordara a Sons of Anarchy?

RSP Como una serie realmente inteligente, original, un drama valiente… Como mucha gente piensa de The Sopranos o Deadwood: con reverencia.

Le puedes echar una ojeada a la entrevista en english en este enlace.
Read More

La AMC arroja nuevos datos sobre la tercera de ‘The Walking Dead’

Posted by on mar 19, 2012 in Destacados, Fichajes, Noticias | 0 comments

Caras viejas y nuevas para la próxima temporada de la conocida serie de zombies 

[Esta entrada puede contener SPOILERS]

Con el cuerpo aún caliente de The Walking Dead sobre la mesa, la AMC ya ha comenzado a verter un poco de luz sobre lo que nos deparará la tercera temporada del hype zombie. Al parecer, los productores han rescatado a Merle Dixon, el hermano problemático de Daryl, que regresará a finales de año tras su misteriosa desaparición durante la primera temporada. El actor que da vida a éste personaje, Michael Rooker, ha confirmado la noticia y ha añadido que ha perdido más de 20 libras para volver a meterse en el papel de Merle, lo que podría significar que ha sido infectado por el virus.

Por otro lado, The Walking Dead acogerá también a dos caras nuevas. La primera de ellas la de David Morrissey (Centurion), que se hace con el papel de Gobernador después de que John Hawkes (Eastbound&Down) rechazara el papel. Con una personalidad fuerte y dominante, el Gobernador se nos presenta como el líder de Woodbury, un pequeño asentamiento de supervivientes al virus, y el nuevo antagonista de Rick Grimes, tras los recientes acontecimientos sucedidos con Shane. Finalmente, Danai Gurira será Michonne, uno de los personajes más esperados por los fans y que ya ha tenido su primer cameo en la season finale de la segunda temporada al salvar a Andrea.

La nueva temporada de The Walking Dead comenzará a rodarse en Atlanta el próximo mes de mayo y llegará a la parrilla norteamericana a finales de año. Actualmente la serie ha concluido su segunda temporada con el capítulo Beside the Dying fire, capítulo emitido el pasado día 18 y que ya es considerado uno de los mejores de la serie después del piloto.

Read More

Charlie Sheen vuelve a arremeter contra Ashton Kutcher

Posted by on feb 19, 2012 in Destacados, Noticias | 0 comments

El actor realiza unas polémicas declaraciones en contra de Kutcher y la Warner Bros

Está claro que Charlie Sheen no tiene remedio. Tras su última aparición pública en una entrega de premios en la que pedía modestamente disculpas por su comportamiento tras ser despedido de Two and a Half Men, el actor ha vuelto a tropezar con la misma piedra. A pocos meses de empezar el rodaje de Anger Managament, el nuevo show en el que Sheen es protagonista, ya han surgido los primeros problemas en la producción debido a las incontinencias verbales del actor.

Al aprecer, Sheen ha vuelto a arremeter contra Ashton Kutcher, su sucesor en Two and a Half Men, así como a todo el equipo de la serie, alegando que si Warner Bros se centrara más en su proyecto y no en el de la competencia no parecería un gran montón de basura. Estas declaraciones, recogidas por TMZ, surgen a raíz de la prohibición de la CBS de utilizar las fotos de Charlie Sheen para promocionar Anger Managament. No obstante, la cosa no quedó ahí. Al día siguiente, el actor entró en directo en TMZ Live soltando lindezas como “Estoy harto de pretender que Ashton Kutcher no da asco… Estoy harto de mentir… De negar que apesta… No es nada personal, en realidad siento lástima por él, ya que todo es por culpa de un pésimo guión”. Y para acabar, Sheen no dudó en dirigir improperios de todo tipo al productor de la CBS, Chuck Lorre, pese a que parecía que el tema había quedado zanjado ya de una vez por todas.

De momento, no ha habido respuesta por ninguno de ambos frentes. Supongo que la CBS está cansada ya de las rabietas de Sheen y ha visto su última trastada como un intento más de llamar la atención. Los últimos coletazos de un juguete roto, borracho de fama y de una incontrolable adicción al exceso. Habrá que ver como reacciona Lionsgate y FX, productoras de su nuevo proyecto y a los que no les va a gustar ni un pelo la negativa publicidad que su protagonista le está ofreciendo a Anger Managament. Seguiremos informando.

Read More

El enemigo está en casa

Posted by on dic 21, 2011 in Columnas, Especiales | 0 comments

Que Homeland es una de las mejores series de este 2011 es ya un fact como un piano. No hay más que mirar los rátings (el piloto consiguió rozar los dos millones de espectadores, cifra récord en la cadena), la buena acogida que ha tenido entre la crítica y sus recientes nominaciones a la 69ª edición de los Golden Globes (mejor drama y mejores actores protagonistas) y a tres categorías de los Writers Guild of America Awards (mejor drama, mejor serie nueva y mejor episodio por The Good Soldier).

El nuevo thriller de Michael Cuesta (productor cinematográfico y director de algunos capítulos de True Blood, Dexter y Six Feet Under), nos sumerge en el peligroso -a la vez que desconocido- mundo del terrorismo islámico y el poder de la burocracia a través de la historia de Nicholas Brody, un sargento de la marina norteamericana que es rescatado de Iraq tras permanecer más de ocho años retenidos por las fuerzas del terrorista Abu Nazir (algo así como un Osama Bin Laden ficticio). Los que no saben los gerifaltes de las principales agencias de inteligencia norteamericanas es que aquel hombre al que han recibido con ínfulas de rey, será el principal responsable de algunas de las conspiraciones más peligrosas contra la cúpula gubernamental del país. Pero claro está, todo esto es un secreto. Una gran mentira que Brody (interpretado por un genial Damian Lewis) cargará religiosamente consigo hasta el final de la temporada -no hay más que ver como, estando ya todo perdido, sigue mintiéndole a Carrie tras la salida de ésta de comisaría-. Brody miente a su familia (la infidelidad conyugal con Carrie, la conversión al islamismo y el compromiso con la causa de Abu Nazir, tras la muerte del primogénito de éste), a su mejor amigo Mike (le oculta que es un terrorista), a las autoridades que le acogen a su llegada y hasta al mismísimo Abu Nazir (no le cuenta su rollito con Carrie, ni tampoco que su hija ha descubierto su conversión al islamismo). Pero por encima de todo, el sargento se miente a sí mismo. En parte (es de imaginar) que para intentar ocultar los terribles recuerdos de estos ocho últimos años que, noche tras noche, siguen atormentándole en su memoria. Brody ya no se siente en casa. Ya no quiere a su mujer (de ser así no se hubiera acostado repetidamente con Carrie) y por mucho empeño que le ponga, sus hijos no dejan de ser un par de desconocidos para él. Es un hombre sin rostro, sin vida, sin pasado. Como bien se muestra en el póster promocional, la mitad de su ser ha desaparecido, desperdigado por las rudas tierras árabes. Y la única manera que tiene de recomponerse es buscar una nueva vida. Un nuevo hogar.

Homeland es pues una mordaz crítica. Una radiografía semi-difusa pero ordenada de manera magistral, sobre lo que realmente pasa tras las puertas del gobierno y los servicios de inteligencia norteamericanos. Son muchas las películas y documentales que han diseccionado el tema, pero hasta ahora  la ficción televisiva (quizás 24 fue una de las pioneras tras el caos del 11-S) no se atrevía a hincarle el diente de una manera tan respetuosa y poco sensacionalista. Homeland hace especial hincapié en el cambio de roles, entre gobierno y cúpula terrorista, y en la alienación en la que vive perpetuamente el ciudadano de a pie (representado con la familia de Brody). Ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos. Esto queda perfectamente reflejado en la concepción de los dos personajes principales y antagonistas entre sí, como son Nicholas Brody y Carrie Mathison (Claire Danes). El primero tan físicamente desvalido. Perdido. Atormentado por los constantes recuerdos de su experiencia como prisionero de guerra, pero que a la vez es capaz de recobrar en esa miseria, la fuerza necesaria para luchar por una nueva causa, por muy alejada que esté de las promesas que juró al convertirse en marine. Resulta curioso ahora recordar los primeros diez minutos con las que abre la season finale, Marine One, y en los que Brody mira atentamente a la cámara mientras jura proteger a su país. Y por otro lado está Carrie, agente de la CIA que inicialmente aparenta ser una arpía rencorosa y vengativa, atrapada en la frustración de no haber podido salvar a su amigo en Iraq y que busca en la crucifixión de Brody, su redención. Pero a lo largo de la temporada vemos como la joven, envuelta en un espiral psicótica debido a su trastorno mental, se va desmembrando poco a poco. Ya no queda nada de esa agente predispuesta y desconfiada sobre la lealtad de Brody que instala cámaras ocultas en su casa para espiarle. Ahora es un juguete roto, desamparado y que clama a gritos sordos de auxilio su salvación (No me permitas olvidar, susurra antes de caer inconsciente por el electroshock).

Durante la serie, y sobretodo en la season finale, ambos experimentan un intercambio de papeles de una manera radical a la vez que traumática; Brody matando a su compañero Tom Walker sin escrúpulos y Carrie acudiendo al hospital a someterse a una terapia de shock. Esto los consolida como Brody, el nuevo enemigo a batir y más poderoso que nunca debido a su proximidad a cargos gubernamentales, y Carrie como el animal herido y frustrado, atacada por sus propios compañeros que ven en ella como una víctima de su propia neurosis y teoría conspiranoide. Esta imposibilidad de ser socialmente “aceptada” le lleva a someterse a un profunda terapia de shock que podría provocarle pérdidas de memoria. Pero no importa, el fin justifica los medios. Como para Brody matar a boca jarro a su compañero de fatigas, para demostrar que es digno de la confianza de Abu-Nazir. El sargento ya no es un americano, ahora sirve a otra causa más grande.

En Homeland también se debate constantemente sobre el concepto de hogar y el ambiguo significado de la parábola del regreso del hijo pródigo, vista como un nuevo rayo de esperanza. En este caso, el rescate de Brody es la perfecta representación de esta idea. De la dualidad que se forma entre el lastre que arrastra la cultura norteamericana, incapaz de abandonar su constante necesidad de enaltecimiento como nación superior y la amenaza que supone las posibilidad que el hijo pródigo regrese convertido en traidor. De hecho, Carrie es la primera en representar a éste segundo sector, afirmando que Brody no es quién dice ser. El hecho de haber sobrevivido a una experiencia tan traumática como la que vivió el sargento (y más viniendo del principal enemigo de Occidente como es el terrorismo islámico), convierten a Brody en el perfecto ejemplo de héroe nacional. Pero nada más lejos de la realidad. Tras ocho años inmerso en una cúpula “terrorista” -y vale la pena entrecomillar este concepto, ya que en ciertos momentos de la trama se duda sobre quien es realmente el terrorista-, el marine es reclutado por el mismo Abu-Nazir, que decide enseñarle los motivos de su causa. Es entonces cuando Brody conoce la otra cara de la moneda. La del sector menos favorecido de la guerra. Y en parte, esto se debe a la figura de Issa, el hijo pequeño de Abu-Nazir, al que éste deja al cuidado de Brody para que aprenda inglés con fluidez. A través de él conocerá la parte más oculta y pura de la cultura islámica. Esa inocencia de Issa y su paulatina amistad, le irán despertando un sentimiento de amor y compromiso que nunca antes había sentido. Pero todo ello termina cuando Issa es asesinado tras la caída de una bomba norteamericana cuando se disponía a ir a la escuela. Brody clama venganza. Está furioso. Su nueva vida (en parte su actual hogar), a la que ahora se había entregado en cuerpo y alma, ha quedado sepultada bajo los escombros de la avaricia y la insensatez de los cazas americanos. Ya no queda nada. Sólo la muerte. Y como la muerte en el islam no es más que otro paso más hacia la salvación y no el final de la vida espiritual, Brody decide amarrarse un chaleco de explosivos al cuerpo e intentar asesinar al vicepresidente de los Estados Unidos de América.

Pero cuando está a punto de activar el detonador, recibe una llamada de su hija (un deus ex machina como una casa) que le pide que regrese a casa, al que ahora es su hogar. Es entonces cuando Brody recuerda con dolor esa misma sensación que sintió al sostener el cuerpo sin vida de Issa, al que consideraba ya su hijo, y lo que podría suceder si finalmente hacía detonar la carga. La misma arma que le había arrebatado un trozo de él mismo en el pasado, iba a arrebatarle la vida a su familia. De nuevo esa misma dualidad que viene acechando a la conciencia de Brody; ¿cuál es mi verdadero hogar?. “Te prometo que volveré a casa, Dana” afirma entre lágrimas, mientras sabe que está todo perdido porque está fallando a Issa y también a su fe.

La serie de Michael Cuesta se localiza en una etapa en la que el 11-S queda ya muy lejano, pero que las teorías conspiranoides están a la orden del día. Sobretodo a raíz del arrestro y linchamiento público del jefe libio M. Gadafi y la muerte de Osama Bin Laden y su posterior no-entierro, al ser arrojado su cuerpo al mar desde un avión norteamericano. 24 plasmó esa necesidad de profundizar en las sospechosas maniobras del gobierno contra el terrorismo (de hecho, en Homeland aparece el United States Homeland Security Department, una ficticia organización creada para prevenir y eliminar posibles ataques a gran escala) y de que muchas veces, el enemigo está en casa. Porque lo que realmente importa es preservar el hogar, nuestra vida, nuestras costumbres y a nuestra familia. Homeland es en parte eso, un retrato sobre el regreso al hogar. Por un lado de aquel que vuelve para cambiarlo (Brody) y el que quiere mantener las cosas como están (Carrie). También de  sobre como cambiamos en el camino y hacia donde nos empuja una sociedad cada vez más corrupta y manipulada. Los traumas personales que cambian radicalmente el alma de un individuo. De hecho, esta perversión de la conducta humana que mencionábamos anteriormente se muestra de muchas maneras en la serie. Especialmente en la mentira, acción que realizan prácticamente todos los personajes, sin excepción; Carrie con Brody, Saul, su familia y ella misma, negando su condición mental; Brody, con su esposa, amigos, gobierno y al propio Abu Nazir; Saul, ocultándole información a Carrie y son su mujer, a la que asegura que dejaría de trabajar tanto para pasar más tiempo con ella; Jessica a Brody, al engañarle con su amigo y a sus hijos, intentando cubrir constantemente las extrañas conductas de su padre; y así un largo etcétera.

Tras la season finale emitida el pasado 18 de diciembre, ahora a Homeland le queda un largo período para reflexionar, asentar los éxitos conseguidos y redirigir la trama para segurir sorprendiéndonos y congelándonos como lo ha hecho durante esta excelente y breve primera temporada.

Read More