About us

.

Seriespot nace como la idea, a pata por las sinuosas callejuelas de la ciudad condal, de crear una plataforma destinada al terreno de las series y novedades televisivas, tanto europeas como internacionales. Ante la escasez de páginas versátiles que contuvieran todo lo que nosotros tanto necesitábamos en un solo clic (estamos hablando de mediados de 2008), nos lanzamos a la ardua aventura de crear un blog. Pero no uno cualquiera, sino EL blog. Un espacio al que le dedicáramos tiempo y ganas para que poco a poco fuera creciendo y convirtiéndose en la opción de muchos internautas por encima de otros más conocidos. Casi cuatro años después, no podemos quejarnos en absoluto.

Y con todas las de la ley; ¡trabajo nos ha costado! Pero pese a todos aquellos impedimentos (sobretodo los técnicos) que hemos ido teniendo, Seriespot ha conseguido reinventarse y llegar a ser lo que podríamos decir; “un blog con cara y ojos”. De esos que le apuntarías a tu vecina en la servilleta de cualquier bar. Y nosotros, sus orgullosos padres que le hemos visto crecer, le hemos alimentado a base de M&M’s, litros de café y pocas horas de sueño. Ahora, echamos un vistazo al pasado y nos damos cuenta de que el tiempo nunca pasa en balde. Corría el verano de 2009 cuando oficialmente, una arcaica edición de la página (creo que ni existía todavía el concepto 2.0), sacaba la cabecilla por el cascarón.

Ahora empezamos una nueva etapa y queremos seguir haciéndolo pasito a pasito y aprendiendo cada día algo distinto, seguir conociendo a gente estupenda y manteniendo nuestra pasión por la series de manera incondicional. Porque somos así, altruistas por naturaleza y empecerrados en que, con tesón y empeño, llegaremos a algo más que una cuenta en WordPress. De momento, el dominio ya es nuestro. Tal vez no seremos un must (nuestro hueco en el Festival de Series del pasado 2012 fue un puntazo que nadie esperaba en absoluto), pero el hecho de conseguir casi 500 visitas diarias, que luego probablemente serán nuestras obstinadas abuelas que han aprendido a usar la banda ancha, ya es cafeína suficiente para seguir el camino ¡Y que nos quiten lo bailao!