Category: News

‘The River’: los vestigios de ‘The Blair Witch Project’

Bestia. Ambivalente. Raeliana. Visualmente despreocupada. Naïf. Estos son algunos de los adjetivos que bien podrían servir para definir la nueva serie de la ABC, The River. Asfixiada en la necesidad de producir terror y suspense a partes iguales, Michael R. Perry (Persons Unknown) y Oren Peli (Paranormal Activity), firman un guión caótico. Enegrecido por una fotografía que parece únicamente concebida para disimular las constantes taras que posee la serie y embaucar al espectador con un suspense de andar por casa; ¿qué demonios está pasando en la selva? Encabezada por el canadiense Bruce Greenwood (I Robot), The River persigue a un grupo de aventureros que deciden seguir el rastro de Emmet Cole, un ávido reportero al més puro estilo Steve Irwin, que un buen día desaparece en el corazón del Amazonas sin dejar rastro. Aunque en varias ocasiones son numerosos los dispositivos de búsqueda que se ponen en marcha para dar con el popular comunicador, cuatro meses después las autoridades locales deciden darle por muerto. Es entonces cuando Tess y su hijo Lincoln, llevarán a cabo la expedición más bizarra y surrealista que jamás hayan visto las vírgenes aguas del río Amazonas.

The River es un producto ambivalente. Es decir, puedes creértelo o no. A la serie tanto le da. De hecho, creo que precisamente su encanto reside ahí. En la difuminada línea que se dibuja entre el kitsch y la más pura genialidad. Aunque no es oro todo lo que reluce si tenemos en cuenta que The River no ha inventado nada nuevo. ¡Ni mucho menos! Tomando como punto de partida uno de sus referentes más directos como es The Blair Witch Project (1999), la serie de Perry y Peli busca, a su manera, convertirse también en el fiel testigo de una hazaña que teóricamente es real. Cámara al hombro nos sumergimos en el Gran Hermano, la vida en directo, la inmediatez. Esa necesidad tan postmoderna de registrar tanto visual como auditivamente cualquier hecho para dar constancia de él. Tess (Leslie Hope, 24) y Lincoln (Joe Anderson, Control) son víctimas de ello. Venden su alma al diablo para encontrar a Emmet, dejando así paso a que las cámaras puedan campar a sus anchas por sus vidas privadas. Porque está claro que los líos de familia y los misterios sobre desapariciones sin resolver son un codicioso material para cualquier productora que se precie. Lo que no saben es que la maldición que está a punto de caer sobre ellos es mucho mayor que cualquier chismorreo contado tras la lente de una cámara.

Precisamente en este nuevo marco de experimentación sociológica sobre el comportamiento humano tienen bastante experiencia Perry y Peli. Ambos creadores, que ya trabajaron juntos con anterioridad en proyectos como Paranormal Activity, realizan una inmersión en la moral, la redención y la espiritualidad a través de algo tan puro y costumbrista como es la naturaleza y la fuerte atracción que puede tener sobre el hombre. Todo ello de la mano de un grupo de dispares navegantes, que bien podrían representar algunos estereotipos de la sociedad actual, cuyos propios miedos y fantasmas les llevan acosando desde que partieron en busca del desdichado Emmet Cole. La selva no es el enemigo, son ellos mismos. Son los protagonistas de The River los que destapan las amenazas adormiladas en el corazón del Amazonas a través de sus imprudentes actos, muchas veces castigados con torturas físicas y psicológicas como es el caso del capítulo Los Ciegos, en el que uno por uno los tripulantes del Magnus van perdiendo la visión. Pero lo tanto, y tal y como hemos hemos comentado anteriormente, The River puede verse como un mero homenaje al popular mockumentary, que ya comenzó a utilizarse en los 90 a través de The Blair Witch Project y más recientemente con películas como Rec, Paranormal Activity o Monstruoso, o simplemente la historia de un grupo de personas que se redimen en un paraje tan anodino como pueda ser la selva. La decisión recae en el espectador y The River sólo ofrece las herramientas necesarias para ello.

Quizás el único punto fuerte de The River, como ya sucediera en Persons Unknown y Paranormal Activity, es su realización. Una cuidada puesta en escena que carga sobre sus hombros todo el peso del suspense, representando así y de manera fiel y directa la premisa que durante muchos años mantuvo en pleno apogeo el género de terror: sólo provoca pavor aquello que no vemos o conocemos. Y ahí reside la astucia de los creadores de la serie, en intentar convencernos de las más improbables y absurdas profecías que encierra la madre naturaleza. Como por ejemplo la de “El Colgado” una maldición según la cual aquel que reciba un naipe con dicho símbolo deberá sucumbir ahorcado en la selva para el resto de sus días. The River es eso y el espectador debe tenerlo presente antes de visionar la serie. Por dichas razones, la serie de la ABC tiene también los días contados. No sólo por el flojo guión que resguarda la fotografía y una realización de infarto, sino porque un producto de este formato no tiene sentido en pleno siglo XXI. Nadie se traga que la expedición que va en busca de Emmet Cole haya muerto en el proceso. Algo parecido sucedió con The Blair Witch Project en 1999, con la diferencia de que no había posibilidad en el momento en el que se estrenó la película, de comprobar si los hechos rodados eran ciertos. Nadie conocida a Heather o a Josh, ni tampoco si realmente habían desaparecido en los bosques de Maryland. Y es ahí donde recaía el terror, en la posibilidad de que aquellos terribles incidentes hubieran tenido lugar. Eso con The River es imposible y como la serie lo sabe, se agarra con fuerza a los bruscos movimientos de cámara, a los ahogados gritos de los protagonistas intentando salvar su vida o un auténtico melting point de todo tipo de fantasmágoricas criaturas, muy recurrentes en el género de terror.

The River es una mala serie, pero dentro de lo que ha parido hasta la fecha 2012 es meramente interesante. A título personal podría considerarlo un guilty pleasure que hace tiempo que buscaba suplir al terminar por novena vez Dr. Quinn Medicine Woman, y que no pasará de una temporada. Y en parte es así como debe ser. No encontraría lógica que la ABC decidiera alargar una trama tan floja como la que sostiene la serie hasta la fecha y tampoco creo que los índices de audiencia den pie a ello. Por lo tanto, The River debe pasar como un producto anacrónico, que tendría que haberse estrenado años atrás, de la mano de The Blair Witch Project y provocar ese verdadero pavor que en realidad es capaz de provocar.

Lo mejor: la capacidad que tiene la serie de reinventarse en cada capítulo

Lo peor: un guión flojo y previsible

Tiene una retirada a: Paranormal Activity, Persons Unknown y The Blair Witch Project

Primera impresión: 5/10

‘Awake’: los azules ojos de Jason Isaacs

“So tell me how this works.
I don’t know. I close my eyes, I open it the same as you.
Let’s just star from the beggining.
No, let’s started right now”.

Awake asusta. Pocas series han logrado despertar en mi esa sensación tan maniqueísta de estar ante algo que puede ser realmente brillante o un producto fruto de una mera ida de olla de un grupo de guionistas colocados. La nueva serie de la NBC, que ya despertó interés a raíz de sus múltiples problemas de producción y de posible aceptación entre el público, fue filtrada a mediados de semana por la misma cadena, tanto en su página web como en la cuenta oficial de Youtube. Y todo a un mes de su estreno. Una fecha que a Awake, le había costado conseguir. Y sólo por ese esfuerzo, ya valía la pena ver el piloto con otros ojos.

Awake (despierto en inglés), no es más que el eterno luto de un hombre herido. Atrapado en una realidad alternativa tras la muerte de su mujer y su hijo en un brutal accidente de tráfico del que él mismo si consigue sobrevivir. Todo lo que más quería le ha sido arrebatado y Michael Britten, un obstinado detective del cuerpo de policía, parece haberse sumido en un profundo letargo atemporal. Una pesadilla. Un sueño complejo y traicionero, que parece jugar con él cuando se queda dormido en los brazos de su mujer o contempla emocionado como su hijo gana el último punto de partido. Dos líneas paralelas; una en la que su mujer está viva y en la otra es su hijo. Y es entonces, cuando parece que todo se vuelve caótico, cuando nos sumergimos en los pensamientos que Michael balbucea confuso a sus psicólogos (uno por cada línea temporal) que deben decidir si puede o no volver a llevar una vida normal. Pero ya nada es normal para Michael. Ahora no.

A nivel de realización, Awake es simplemente una obra de arte. Sencilla, exquisita y contenida. Utilizando todas las texturas que el color puede ofrecer para conformar un estilo visual con carácter, que guía al espectador entre una realidad y otra. Amarillos y verdes para el mundo de Michael con su mujer y azules y grises para el de su hijo. Todo encaja en una harmonía sellada con elegantes fundidos a negro y breves pinceladas de música extradiegética que juegan a envolver la escena, pero sin entorpecerla.

Quizás Awake peca de simplista. De tomar al espectador como un ser unineuronal incapaz de utilizar las herramientas que le ofrece la serie por si misma y sin necesidad de añadir detalles como el de la pulsera verde o roja en cada realidad. A diferencia de lo que sucede en series de ciencia ficción como Lost o Fringe, creo que el seguidor de Awake no debe intentar entender físicamente la escisión temporal que produjo el accidente, sino empatizar con un hombre que sufre. Un hombre asustado por ver que su vida es un despropósito y lo único que puede hacer él es saltar de un lado a otro como un funambulista. Probablemente lo que más temía la NBC era esto. Que el espectador recriminase a Kyle Killen, una explicación racional a algo tan costumbrista como es la pérdida emocional de un ser humano.

Esta no es la primera vez que Kylen Killen, creador de Awake, experimenta con la doble realidad. El ying y el yang. Ya en 2010 intentó narrar algo parecido con Lone Star, una serie producida por FOX que giraba alrededor de la doble vida que llevaba Bob Allen, un magnate del petróleo, entre su adinerada mujer y su atractiva novia. No sé si por la poca respuesta de la audiencia o la frivolidad con la que Killen trató el tema, pero lo cierto es que Lone Star acabó siendo un fracaso de temporada y fue cancelada a los pocos episodios. No obstante, parece que Killen ha aprendido de ese error y enfoca Awake con la misma dualidad, pero con más cuerpo y madurez. Se nota que posee las llaves que encierra la trama, pero considero que aún le queda bastante por pulir para que Awake pueda brillar con toda la fuerza que alberga en su interior. Y parte de esa responsabilidad reace en Jason Isaacs. Protagonista indiscutible de una serie que no le deja, literalmente, ni una escena de suspiro. A si como en Case Histories se desenvuelve como pez en el agua en un papel que no es el suyo, ya afirmó en una entrevista que no le gustaría dar vida a un detective, en Awake parece contenido, como incómodo. No parece sentir, ni tampoco querer hacerlo. No sé si debería echarle una maldición gitana al director o simplemente que no cree en el proyecto, pero lo cierto es que sólo he visto al auténtico Jason en pocos planos. Ante todo, Awake es un drama intimista y sentimental. Movido únicamente por el lado más sensible de Michael, que es lo que mantiene ambas realidades vivas. En el momento en que Michael pueda superar el trauma, la serie dejará de tener sentido. Pero necesitamos sentimientos. Necesitamos a un Jason que sé que existe, porque ya lo he visto en otras ocasiones llenar la pantalla con su mera presencia.

A la pregunta de qué nos deparará Awake, creo que hay una difícil respuesta. Es de esas series que no puedes juzgar tras un simple vistazo. Tendremos que esperar a ver cómo se desarrolla la trama en el segundo episodio y durante el resto de la temporada, pero el piloto ya ha apuntalado correctamente los pilares de lo que será la tónica general de la serie. Considero que perdernos en ella es posible, tan sólo debemos dejarnos guiar por una puesta en escena que aún no es del todo creíble y los azules ojos de Jason Isaacs.

Lo mejor: la realización y la presencia de Isaacs

Lo peor: faltan muchos detalles por pulir

Tiene una retirada a:

Primera impresión: 7,0/10

JoAnna Garcia confirma su fichaje por la CBS

Garcia coincidirá con Greg Marlins en la nueva comedia de la CBS

Atiborrados de comedias insulsas, las cadenas no parecen querer desembarazarse de ese guilty pleasure que es fabricar mierda a destajo. Y encima, disfrutan más que un tonto con un lápiz. Si en la última entrada confirmábamos que Sarah Chalke fichaba por la nueva comedia de la ABC tras su fiasco con Mad Love, ahora es JoAnna Garcia (que también hizo lo propio en Better With You) quien confirma los rumores que la vinculaban con la CBS.

La actriz de Gossip Girl es el nuevo refuerzo para la comedia que está desarrollando la cadena junto a Greg Berlanti y Greg Marlins (productor y co-showruner de Better With You) y que todavía no tiene nombre confirmado. En ella Garcia interpretará a Wendy, la mejor amiga y compañera de trabajo del protagonista Nick, que tendrá que enfrentarse a ella tras descubrir que padece un grave problema de salud.

Sarah Chalke volverá probará suerte en la ABC

La actriz de Scrubs ha fichado por la nueva comedia de la ABC 

Tras el final de Scrubs, Sarah Chalke ha estado buscando pacientemente su lugar en la pequeña pantalla. El pasado año probó suerte como dobladora en varios proyectos, entre ellos el cortometraje de animación navideño dirigido por Kevin Deters y Stevie Skelton, Prep & Landing Stocking Stuffer: Operation: Secret Santa y en la serie de animación de la FOX, American Dad.

No obstante, no fue hasta finales de año cuando le llegaría la oportunidad de volver a interpretar a la protagonista de una nueva comedia. Se trataba de Mad Love, un patillero wannabe de How I Met Your Mother, que no pasó de la primera temporada.

Ahora, un año después, la actriz canadiense se embarca en How to Live With Your Parents for The Rest of Your Life, el nuevo proyecto de la ABC y firmado por Claudia Lonow. En él Chalke dará vida a una joven divorciada que vuelve a casa de sus excéntricos padres, tras su fracaso matrimonial. Esta no es la primera vez que la cadena intenta recolocar a la descarriada actriz, en 2010 dio luz verde a la comedia Freshman, una serie protagonizada por Chalke y que jamás sería emitida.

[Sneak Peek] Ricky Martin en ‘Glee’

Nos gusta Glee. De verdad de la buena. Pero de vez en cuando la serie de Ryan Murphy se marca unos guest stars bastante bizarros. Es el caso del puertorriqueño Ricky Martin, último ejemplo de que todo tiene cabida en esta comedia, y que aparecerá en esta misma temporada (7 de febrero) dando vida a un profesor de español. El sneak peek no ha tardado en filtrarse por la red. En él vemos a un Ricky desfasado, dándolo todo y moviendo las caderas como si no hubiera un mañana.

Ken Leung regresa a la pequeña pantalla después de ‘Lost’

El actor participará en el próximo proyecto de Sarah Silverman en la NBC

Tras el capítulo final de Lost en el que el ojo de Jack se cerraba para siempre, pocos han sido capaces de desembarazarse de la pesada losa que suponía haber participado en la serie de la ABC y comenzar a hacer carrera. Del resto ni mu. Ahora, un par de años más tarde y con las aguas todavía volviendo a su cauce, el resto del reparto comienza a mover ficha.

Ken Leung, que daba vida a Miles, ha fichado por el nuevo proyecto de la NBC, Untitled Sarah Silverman Project. De caracter autobiográfico, la comedia creada por la propia Silverman narrará sus experiencias en la vida tras una larga relación sentimental de diez años. Leung dará vida a un vecino que se pasa el día tumbado en el sofá bajo una manta y viendo la televisión, en el que Silverman tendrá un cierto interés romántico. El actor se suma así al resto del reparto formado por Tig Notaro, Harris Wittels y June Diane Raphael.

Ryan Kwanten realizará un cameo en ‘New Girl’

El actor de True Blood dará vida a un joven con el que Jess quiere pasar una noche 

Zooey Deschanel no es tonta. La protagonista de la comedia New Girl ha decidido pasar el día de San Valentín (odiosa celebración donde las haya) en muy buen compañía. A su lado, el siempre descamisado Ryan Kwanten (True Blood) que realizará un cameo el próximo febrero dando vida a Oliver, un chico con el que Jess quiere pasar una noche alocada pese a no tener nada en común.

Por la red ya se han filtrado algunas imágenes sobre ese episodios (adjuntamos más abajo) en las que Deschanel y Kwanten, comparten algo más que una simple copa. Como ya hemos comentado anteriormente, el capítulo será emitido el día 14 de este mismo mes.

La NBC cambia por completo ‘Munsters’

La serie de Bryan Fuller pasará de ser una comedia de media hora al más puro drama

Relegado al anonimato ante la reciente oleada de nuevos proyectos en la industria, el creador de Pushing Daisies, Bryan Fuller, sigue inmerso en su nueva serie, Munsters. No obstante, parece que a esta idea inicial le quedan horas contadas. La NBC ha decidido darle un lavado de imagen a la serie, no sólo a nivel de género (de la comedia nos vamos al más puro drama), sino también en cuanto extensión se refiere, pasando de media hora a unos cincuenta minutos en el piloto.

Además, Munsters se hace a un lado ante la llegada de Mockingbird Lane (algo así como la calle en dónde viven los monstruos), un título más elegante para el nuevo look de la serie según la cadena. Y los cambios no se quedan sólo ahí, la nueva versión de Munsters utilizará grandes dosis de maquillaje en los actores, todo para emular de manera realista a la famosa familia de los años 40.

J.J. Abrams se pasa a la ciencia ficción apocalíptica

Revolution será el próximo proyecto del creador de Alias para la NBC

Si creíamos que Abrams no iba a hacer de las suyas en el terreno de la ciencia ficción esta próxima temporada, no podíamos ir más errados. Tras su último y desasosegante estreno en el género como es Alcatraz, el creador de series míticas como Alias o Fringe ha decidido seguir los pasos de su “maestro” Steven Spielberg, y lanzarse al drama apocalíptico.

Se trata de Revolution, un proyecto que ya se ha adjudicado la NBC y que nos situa en un mundo post-apocalíptico en el que todas las formas de energía que conocemos, han dejado de existir. En este contexto, los humanos deberán luchar por la supervivencia y la posibilidad de volver a reunirse con sus seres queridos. El proyecto lo firma el propio Abrams con la ayuda de Bryan Burk (Lost) en la producción ejecutiva, mientras que Eric Kripke se hará cargo del guión.